martes, 5 de febrero de 2013

La añoranza por algo que deseas desde el alma,
 hace que de tu boca y cerebro 
solo se vean tonalidades rosas, 
escupas viles rosas con aroma a vainilla, 
con brazos que se trasforman en suaves sábanas de rocio, 
es un estado de sopor irreal y placentero, bizarro, 
escurridizo en el cuerpo y el tacto,
 todo huele a aire fresco, 
tierra mojada, 
de 
labios 
azul..
es.

le pettit mort

A quién se le da por suspirar? suspirar por un caballero? por un caballero lejano? lejano e imposible?...
a mi.

Y muero por saberlo, muero por sentirlo!
    ojos cayad a mis oidos   y corazón de
                   cien revoluciones
                    calmace tu sed,

            vacia la soledad en otro vaso,
            donde no le de la luz de amar, por que la ve

            y se queda ciego....

                                      y solo..

                                                   solo.